Declaran como imputados por un vertido el director de Egmasa y dos funcionarios

Procedente de las antiguas balsas de Minas de Aznalcóllar. El responsable de la empresa pública está en libertad con cargos. El vertido tóxico causó la mortandad de 753 kilos de peces.
Fuente: El Mundo  15/12/2011
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/15/andalucia_sevilla/1323969473.html

El director de la Empresa de Gestión Medioambiental (Egmasa) de la Junta y dos funcionarios han declarado este jueves como imputados por un vertido al arroyo Los Frailes, un afluente del Guadiamar, que causó la mortandad de 753 kilos de peces.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha informado de que el Juzgado de Instrucción 1 de Sanlúcar La Mayor (Sevilla) ha tomado declaración en calidad de imputados a J.M.G.F., director facultativo de la empresa pública, y a los funcionarios de la delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla A.V.G. y J.M.R.D.

El juez les ha imputado presuntos delitos de vertidos y de establecimiento de productos tóxicos, por los que han quedado en libertad aunque imputados, según el TSJA.

La investigación judicial se inició a raíz de una denuncia presentada por Ecologistas en Acción por vertidos procedentes de las antiguas balsas de Minas de Aznalcóllar (Sevilla) al arroyo Los Frailes en abril de 2010.

Los hechos

En un informe remitido al juez instructor, la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía informó de que se había aliviado una de las balsas intermedias de la antigua mina para evitar su desbordamiento.

Según dicho informe, el fallo de un motor imposibilitó aliviar el agua del pantano y se optó por verter parte de su contenido a Los Frailes para evitar la inundación de una carretera que transita por la zona, con el consiguiente peligro para los conductores.

Según la denuncia, los metales pesados alcanzaron al arroyo Los Frailes y al río Agrio, ambos afluente del Guadiamar, lo que causó la muerte de centenares de barbos, carpas y lisas por anoxia (falta de oxígeno), de los que 753 kilos fueron retirados de los cauces afectados.

Las aguas del río Agrio y del arroyo Los Frailes contenían arsénico, boro, cadmio, plomo, manganeso, hierro y níquel como consecuencia de este vertido procedente de las balsas de la antigua mina de Aznalcóllar, abandonada desde el vertido tóxico de abril de 1998.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s